Diputado Rivas fue reelecto y la Fiscalía sigue sin imputarlo por caso Caseros

Tomás Rivas Benítez, quien afronta una investigación de la Fiscalía, nuevamente ocupará una banca en la Cámara de Diputados, tras confirmarse una amplia victoria del Partido Colorado para la diputación en Paraguarí.

En Paraguarí, la ANR dobló en votos a la Alianza Ganar, en lo que respecta a la candidatura a Diputados, por lo que la estadía del legislador Tomás Rivas en la Cámara Baja es prácticamente un hecho.

Recientemente concluyó el juzgamiento de las actas electorales del 9º Departamento, y el Partido Colorado dobló en votos, en lo que respecta a la candidatura a Diputados, a la Alianza Ganar.

La Asociación Nacional Republicana (ANR) obtuvo un total de 50.232 votos y la Alianza Ganar 29.828.

Rivas ocupa el segundo lugar de la lista de candidatos colorados a diputados por Paraguarí, por lo que su estadía en la Cámara Baja es prácticamente un hecho. En primer lugar en la nómina está el ex gobernador departamental Miguel Cuevas.

Detalles del caso Rivas

Al reelecto diputado lo denunció la Coordinadora de Abogados del Paraguay, en base a publicaciones de este diario, por presuntamente hacer figurar a tres empleados particulares suyos como contratados en la Cámara Baja.

La denuncia contra Rivas es por cinco delitos: cobro indebido de honorarios, estafa, lesión de confianza, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. La Coordinadora de Abogados también denunció a los tres presuntos planilleros.

La causa se abrió en marzo del 2017 y desde entonces está a cargo del fiscal Luis Piñánez.

A pesar de contar con numerosos elementos que comprometen al legislador, el Ministerio Público aún no formuló ninguna imputación.

Una indagación periodística de un medio local reveló que Reinaldo Chaparro, Lucio Romero y Nery Franco figuraban como funcionarios de la Cámara de Diputados a cargo de Rivas, pero en realidad trabajaban en propiedades suyas en Lambaré, Mbuyapey e Ybycuí, respectivamente.

Todos los antecedentes refirieron que Chaparro y Romero figuran como contratados desde el 2013, cuando Rivas asumió como parlamentario. Ambos tienen salarios de G. 2 millones al mes. Sin embargo, las divulgaciones periodísticas dejaron ver que Chaparro en realidad trabajaba como casero del diputado en su residencia en Lambaré, mientras que Romero se desempeña como encargado de su estancia en Mbuyapey.

Por su lado, a Nery Antonio Franco González lo contrataron a mediados del 2016, con un salario de G. 3 millones. Sin embargo, él en realidad trabajaba en un negocio privado en Ybycuí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top