El proselitismo paralizó estudio de proyectos

82

La Cámara de Diputados se ve afectada por el proselitismo del oficialismo y de la oposición, hasta el punto de que ni siquiera reúne la cantidad de asistentes para sesionar. El cartismo ayer abandonó y dejó sin quórum la reunión ante la falta de votos para rechazar la suba salarial del 10% para funcionarios de la Fiscalía.

La ampliación presupuestaria de G. 46.925 millones para el aumento de sueldos de funcionarios de la Fiscalía enfrenta a cartistas y opositores. Los 80 diputados nunca están todos presentes en sala, a pesar de que solo acuden una vez a la semana para sesionar. Perciben un salario de G. 32 millones.

Por su parte, el líder de la bancada del oficialismo, Clemente Barrios, pidió la postergación del proyecto de ley bajo el argumento de que el incremento de salarios iba a tener un impacto presupuestario para el próximo año, atendiendo que iba a ser financiado con recursos del Tesoro.

La votación en este sentido no prosperó y el cartismo, al no reunir los votos, decidió dejar sin quórum la reunión parlamentaria. Barrios ensayó la excusa de que sus colegas no le escuchaban mientras hacía uso de la palabra y que por ser una falta de respeto abandonaban la sala.

Luego de constatarse de que no existía el número suficiente para que prosiguiera la sesión, Barrios sonreía de su hazaña, mientras que funcionarios de la Fiscalía desde la platea de visitas repudiaban otra postergación de sus reclamos.

Por su parte, el fiscal Javier Díaz Verón, ternado para su reelección, envió un proyecto de ley en el que solicita el aumento salarial del 10% para agentes fiscales y fiscales adjuntos, además de una adecuación salarial para médicos forenses, psicólogos y equiparación para funcionarios del área administrativa.

En torno a la comisión de Presupuesto, aconsejó la aprobación con modificación del proyecto de ley, reduciendo considerablemente el monto solicitado de G. 46.925 millones a G. 8.608 millones.

Todos los diputados liberales fueron los más fervientes defensores del proyecto original. El diputado Víctor Ríos (PLRA) dijo que el Estado no puede ser miserable con sus servidores y dar un salario de hambre a sus funcionarios.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *