Escuelas entraron en alerta por cáncer

106

Algunos casos de cáncer en docentes menores de 35 años y anteriores confirmaciones de aneurismas tienen en vilo a la comunidad educativa de la escuela Juan Ramón Dahlquist y del colegio que lleva el mismo nombre, ambos en inmediaciones de la Chacarita.

Una preocupación muy parecida se da en la escuela Merce- des Ibarra, ubicada a 80 metros de la subestática de Fernando de la Mora, que actualmente está en proceso de ampliación.

Todos los profesores del Dahlquist se reunieron meses atrás con la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, la parlamentaria Olga Ferreira. Estuvieron del mismo modo invitadas autoridades del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Por su parte la profesora Diana Rodas, una de las coordinadoras de la escuela, manifestó que ya solicitaron en varias ocasiones la intervención de la entidad educativa, como intermediarios ante la Administración Nacional de Electricidad ANDE.

La empresa del estado debe estudiar el índice de radiación que provoca la subestación ubicada en frente mismo a la institución del sector oficial.

«Pero como es usual, no tenemos nada de nada hasta la fecha», lamentó la docente.

Todos los vecinos de la zona relacionan el problema a la subestación cercana.

En este sentido, se dan usualmente explosiones que provocan apagones y fuertes ruidos que asustan a los niños.

El director de Gestión de Riesgos del MEC, Hugo Tintel, expresó que fueron a la reunión invitados por la Comisión de la Cámara Baja, pero solo de manera informativa. «No se hizo ningún compromiso con la insti- tución educativa, lo que mencionamos es que vamos a estar atentos con respecto al infor- me emitido por la ANDE», declaró el funcionario.

Por su parte la profesora Hilda Oviedo, de la escuela Mercedes Ibarra de Fernando de la Mora, comentó que hoy tienen una reunión con autoridades de la ANDE sobre la subestática de la ciudad. «No queremos la ampliación cerca de la escuela», apuntó.

Por otro lado el ingeniero industrial Julio Pallarolas explicó que los problemas con el rechazo a las subestaciones eléctricas se dan porque la ANDE no tiene en cuenta medidas de seguridad, con el único fin de ahorrar costos.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *