Expertos holandeses cuestionaron autenticidad de acuarela

197

Toda la autenticidad de una acuarela de una vista de Viena pintada por Adolf Hitler fue debatida por estudiosos holandeses, que consideran que la imagen no fue pintada por el dictador nazi sino que sería obra de un falsificador.

«Se trata muy probablemente de un Hitler falso», afirmaron Bart Droog y Jaap van den Born, dos «especialistas en perseguir las imitaciones de obras de Adolf Hitler», citados este miércoles por el diario holandés de referencia De Volkskrant.

En este sentido, la acuarela había sido no obstante acreditada por expertos como obra del joven Hitler cuando vivía en Viena, entre 1908 y 1913, y recientemente entregada al Instituto Nacional holandés de Documentación de Guerra (NIOD), fundada tras la Segunda Guerra Mundial para agrupar los archivos sobre la ocupación nazi entre 1940 y 1945.

«El NIOD se toma en serio estos comentarios y está abierto a las reacciones crítica a propósito de nuestras investigaciones», reaccionó el instituto en un comunicado, en el que precisó que sus conclusiones sobre la autenticidad del cuadro sólo eran «provisionales».

Suposiciones con respecto a la acuarela

Según lo informó Droog y Van den Born, la acuarela podría ser de Reinhold Hanisch, un falsificador de la obra del dictador muy conocido. Una hipótesis «plausible» pero asentada en argumentos indirectos, según el NIOD.

«Vamos a proseguir las indagaciones» declaró el director del instituto, Frank van Vree, que sin embargo «no está seguro de poder encontrar algún día una prueba definitiva».

En este sentido, la acuarela de las antiguas fortificaciones de Viena descrita como «mediocre», incluso «fea», por los especialistas de arte, fue donada al instituto holandés este año.

Entre tanto, la expropietaria explicó que no quería esta obra en su casa. La había heredado de su padre que, según ella, la había comprado en un mercado de sellos y postales, y sólo luego se dio cuenta de que estaba firmada por A. Hitler.

La gran mayoría de las pinturas de Hitler se encuentran en colecciones privadas en Austria, Reino Unido, Alemania y Estados Unidos, y cuatro aún permanecen en manos del ejército estadounidense, que las confiscó durante la guerra.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *