Real Academia lanzó edición especial de Yo, el Supremo

132

La Real Academia Española (RAE) presentó una edición especial de la obra Yo, el Supremo, de Augusto Roa Bastos, en el marco de la colección Ediciones Conmemorativas de esta centenaria asociación.

La actividad se llevó a cabo el pasado miércoles en el salón de actos institucional en Madrid, España. Al acto acudieron el director de la RAE y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), Darío Villanueva; la presidenta de la Academia Paraguaya de la Lengua Española (Aparle), Renée Ferrer, y el miembro de la Academia Mexicana de la Lengua (AML), Gonzalo Celorio.

Del mismo modo, participó Mirta Roa, hija del escritor, quien agradeció y celebró la publicación de la nueva edición conmemorativa y, luego, leyó un fragmento de la obra.

¿De dónde surgió la iniciativa?

La edición surgió como iniciativa de la RAE y la Asociación Asale, que reeditó el Quijote en 2004, y ahora forma parte del selecto grupo de escritores de la colección. Se trata de un tributo en el centenario del nacimiento del escritor, periodista y guionista paraguayo Augusto Roa Bastos (1917-2005), y a propuesta de la Academia Paraguaya de la Lengua Española, en colaboración con la Secretaría de Cultura de nuestro país y la fundación Roa.

La obra Yo, el Supremo, aparecida en 1974, es valorada por la crítica no solo como la pieza maestra del Premio Cervantes de 1989, sino también como una de las creaciones claves de la literatura latinoamericana del siglo XX.

Renée Ferrer enfatizó en su ponencia que el relanzamiento es de “gran significación” para el pueblo y la literatura paraguayos.

Para la escritora de Paraguay, Yo, el Supremo marca un antes y un después en la narrativa de Roa Bastos. “Es un modelo de experimentalismo. Su gran fortuna narrativa y su compleja estructura hacen que la novela sorprenda en todo momento, convirtiéndola en un libro irrepetible”, indicó.

Entre tanto, Gonzalo Celorio, de la Academia Mexicana de la Lengua, enmarcó la novela de Roa Bastos dentro de la novelística hispanoamericana. “Yo, el Supremo se apunta en la corriente del dictador latinoamericano, que empieza con Valle-Inclán y su Tirano Banderas, publicado en 1926”, manifestó el mexicano.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *